martes, 29 de agosto de 2006

United 93


Me gusta la historia y amén de fechas, batallas y demás hechos históricos, lo que realmente me gusta es saber como vivía la gente corriente y que hacían en esos días claves que cambiaron el rumbo de la historia. Cuando era más joven, pregunté a mis mayores sobre lo que estaban haciendo en alguno de esos días cruciales, como pudieron ser el levantamiento del 18 de julio del 36, el atentado de Carrero Blanco, la muerte de Franco o el 23-F. Yo recuerdo perfectamente que estaba haciendo en días cruciales de nuestra historia reciente, como pueden ser el 11-M o el 11-S. Y todos esos recuerdos y sensaciones de ese último día regresaron de golpe al ver la película United 93

El 'United 93' fue el único de los vuelos secuestrados que no logró su objetivo y se estrelló en un campo de Pennsylvannia. Algunos dicen que fue derribado por aviones militares, otros que una bomba portada por los secuestradores estalló en vuelo y otros dicen que los pasajeros, conscientes a través de las conversaciones con sus familiares de lo que había sucedido en el World Trade Center, se enfrentaron a los secuestradores para intentar recuperar el control del avión. En esa última premisa, la versión apoyada por el gobierno estadounidense, es en la que se basa Paul Greengrass para realizar su película. No sé si alguna vez se sabrá la verdad, yo espero que sí, pero si se confirma que esta es la versión correcta, esta película será un digno homenaje.

La verdad es que iba un poco recelosa a ver esta película. Me llamaba mucho la atención, pero por otro lado, me temía una sensiblería, efectista y llena de superhéroes (aunque sin mallas de colorines) y una oda a lo buenos que son los Estados Unidos. Y me llevé una gratísima sorpresa. Deja de lado cualquier posicionamiento político para mostrarnos la historia de unas personas atrapadas por las circunstancias.

Es una película sobria. Con actores desconocidos y personas reales (el jefe de operaciones de la FAA es quién vivió el 11-S) para que la historia no se vea eclipsada por grandes estrellas de Hollywood, sin alardes visuales ni efectos especiales y una banda sonora que acompaña pero sin estridencias, todo con un aire documental muy de mi agrado. Cuenta en tiempo real (poco más de 90 minutos) lo que suponen que sucedió desde que los pasajeros embarcaron hasta que el avión se estrelló. Intercala las escenas en el interior del avión con escenas de las torres de control, del puesto de control militar y de la central de la FAA.

Greengrass logra mantener la tensión a pesar de que conocemos el desenlace. Desde el minuto dos, empecé a notar un nudo en el estómago y una sensación de angustia. Sensación que iba en aumento según avanzaba el metraje y empatizaba con lo que sentían los controladores o los militares. Por no hablar de los pasajeros, que hicieron que se me saltaran las lágrimas en más de una ocasión y no sólo de tristeza. Al verles reaccionar así, venciendo su propio miedo para intentar evitar otra tragedia, no pude dejar de sentir esperanza en el ser humano. Si alguna vez me veo en una de esas (que espero que no), me gustaría ser capaz de reaccionar así.

La gran mayoría de nosotros no pasaremos a los libros de historia ni haremos grandes hazañas. Viviremos toda nuestra vida conscientes (algunos ni eso) de que nuestra trascendencia será algo efímero, sólo a través de nuestros descendientes o de aquellos que nos han querido. Si el tiempo da la razón a Greengrass y la postura que defiende, esta película será la puerta a la trascendencia de esas personas normales que empujados por las circunstancias y sin quererlo se convirtieron en héroes.

3 comentarios:

Dianora dijo...

Pues yo estoy como estabas tú. He visto los trailers y no sé, me da la sensación de que va a ser una película de "qué super chupis que somos los USA, capaces de salvar al mundo" o algo por el estilo. Pero por otro lado no me termina de pegar, porque no están hablando de algo fictício, está demasiado reciente y fue un duro golpe, no sólo para los EEUU. Después pensé en el 11-M, y en cómo sería una película al respecto, y no, no me salían esos héroes de pacotilla, me salía gente corriente, como tú y como yo y como nuestros vecinos.
Así que ahí estoy, en la incertidumbre de si verla en el cine o dejar que salga en vídeo y alquilarla (o pedírsela a la mula).
Por lo pronto, la cita más inmediata es la que tengo este viernes con ese hombre "valiente" de bigote y sombrero :-)
Besos

eloryn dijo...

Yo te la recomiendo (es otra de las que me regalaré a mi misma en DVD).
No es de superhéroes sino de héroes como los que hablábamos aquí.
Estos héroes son gente que regresa a su casa para encontrarse con los que quiere o va a reuniones de trabajo, que se ponen a charlar con el vecino de asiento o caen dormidos, que lloran y tiemblan de miedo...Y facilita mucho que te creas que son gente como tú y yo el que sean actores anónimos.
Yo me muero de ganas de que llegue el viernes, que se me está haciendo eterna la semana.
Besos

panoramix dijo...

No tenía especal interés en ver esta película, pero siguiendo tu recomendación, decidí pedirséla a la mula.
Ayer la vimos en casa y es sobrecogedora.
Besos a las chicas guapas, vamos a las dos