martes, 31 de octubre de 2006

Pelín tétrico



Últimamente no tengo mucho trabajo en la oficina y el que tengo, como estoy viniendo antes porque duermo poco, me lo ventilo enseguida. Sí, sé que debería ponerme a desmontar uno de los ordenadores o puntear la contabilidad por si falta algo por meter, pero para eso necesito tranquilidad y estoy segura de que me pongo a hacerlo y se me llena la oficina de gente o empiezan todos los teléfonos a sonar a la vez.

Así que me pongo mi música para que llene el silencio (estoy sola estos días) y aprovecho para navegar por internet, estudiar, hablar con los amigos por el messenger o por chat, pensar, recordar...Hoy, supongo que por algunos recuerdos combinados con ciertas canciones, me dió por pensar en el día de Todos los Santos.

Me resulta extraña la "celebración" del día de mañana. No dudo de que habrá personas que lo harán porque así lo sienten (y suelen ir otros días y no sólo éste), pero el hecho de ir al cementerio a llevar unas flores "porque toca" me parece aberrante. Si querías a esa persona, no necesitas un día especial al año para acordarte, tienes 365 días a tu entera disposición.

Y el cementerio...
Hace poco tuve que ir a un funeral. Una de las asistentes se movía nerviosa de un lado a otro. "No me gustan los cementerios, me dan miedo" me dijo.
Yo la miraba extrañada, pensando hasta que punto el cine y la literatura de terror habrán influido en la existencia de ese temor.
La única función que le veo a los cementerios es que personas ajenas sepan de la existencia de esos que para nosotros fueron importantes, una concesión a esa necesidad de trascendencia que todos sentimos.

Nunca me dieron miedo los cementerios. Ni los muertos. Entiendo y siento el dolor de la pérdida, el no volver a estar con esas personas y vivir cientos de cosas junto a ellas, pero...¿miedo?. Es algo que siempre escapará a mi comprensión.
Los muertos no pueden hacerte nada (sus acciones en vida si que pueden influir en la tuya) y lo que ahí hay, son sólo cáscaras vacías de las personas que fueron, nada más...

lunes, 30 de octubre de 2006

A la primera persona

A la primera persona - Alejandro Sanz
A la primera persona que me ayude a comprender
pienso entregarle mi tiempo, pienso entregarle mi fe,
yo no pido que las cosas me salgan siempre bien,
pero es que ya estoy harto de perderte sin querer (querer).

A la primera persona que me ayude a salir
de este infierno en el que yo mismo decidí vivir
le regalo cualquier tarde pa' los dos,
lo que digo es que ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar.

El oro pa' quien lo quiera pero si hablamos de ayer:
es tanto lo que he bebido y sigo teniendo sed,
al menos tú lo sabías, al menos no te decía
que las cosas no eran como parecían.

Pero es que a la primera persona que me ayude a sentir otra vez
pienso entregarle mi vida, pienso entregarle mi fe,
aunque si no eres la persona que soñaba para qué
(¿qué voy a hacer? nada).

¿Qué voy a hacer de los sueños?
¿qué voy a hacer con aquellos besos?
¿qué puedo hacer con todo aquello que soñamos?
dime dónde lo metemos.

¿Dónde guardo la mirada que me diste alguna vez?
¿dónde guardo las promesas, dónde guardo el ayer?
¿dónde guardo, niña, tu manera de tocarme?
¿dónde guardo mi fe?

Aunque lo diga la gente yo no lo quiero escuchar,
no hay más miedo que el que se siente cuando ya no sientes nada,
niña, tú lo ves tan fácil, ¡ay amor!
pero es que cuanto más sencillo tú lo ves, más difícil se me hace.

A la primera persona que me ayude a caminar
pienso entregarle mi tiempo, pienso entregarle hasta el mar,
yo no digo que sea fácil, pero, niña,
ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar.

A la primera persona que no me quiera juzgar
pienso entregarle caricias que yo tenía guardadas,
yo no pido que las cosas me salgan siempre bien
pero es que ya estoy harto de perderte.


Y a la primera persona que me lleve a la verdad
pienso entregarle mi tiempo, no quiero esperar más,
yo no te entiendo cuando me hablas ¡qué mala suerte!
y tú dices que la vida tiene cosas así de fuertes.

Yo te puedo contar cómo es una llama por dentro,
yo puedo decirte cuánto es que pesa su fuego,
y es que amar en soledad es como un pozo sin fondo
donde no existe ni Dios, donde no existen verdades.

Es todo tan relativo, como que estamos aquí,
no sabemos, pero, amor, dame sangre pa' vivir,
al menos tú lo sabías, al menos no te decía
que las cosas no eran como parecían.

Y es que a la primera persona que no me quiera juzgar
pienso entregarle caricias que yo tenía guardadas,
niña, tú lo ves tan fácil, ¡ay amor!
pero es que cuanto más sencillo tú lo ves, más difícil se me hace.

A la primera persona que no me quiera juzgar
pienso entregarle caricias que yo tenía guardadas,
yo no digo que sea fácil, pero, niña,
ahora mismo ya no tengo ni siquiera dónde estar.
ni siquiera dónde estar.
Y aquí el vídeo, dónde sale una guapísima Paz Vega (y eso que a mí no me gusta demasiado).

La increíble (pero cierta) historia de Caperucita Roja

Ayer fue un sábado diferente. Quedamos Panoramix y su familia, una amiga y su sobrino y yo con mi sobrina mayor y nos fuimos al cine todos juntos.

Era la primera vez que mi sobrina mayor, de tres años, iba al cine y fue toda una experiencia. Aunque ni ella ni su hermana pequeña son mucho de ver la tele, han visto películas conmigo en casa (Curiosamente, una de sus favoritas es "El libro de la selva", que coincide que es una de las primeras películas que ví yo en pantalla grande y que es mi película favorita de Disney)

Para no varíar, la elección de la película recayó en mi persona (luego si no gusta, el marrón me lo como yo...). Yo quería ver "El laberinto del fauno" (que ya la ví hoy) pero no es plan de crear traumas infantiles y me decidí ir a por algo "seguro": La increíble (pero cierta) historia de Caperucita Roja . Los tres peques seguro que conocían el cuento y los personajes (mi sobrina prefiere "Los tres cerditos" con efectos especiales) y a casi todos los niños le chiflan los animales (y salen muchos).

Bien, pues allá que nos fuimos. Primero, el viaje hasta el centro comercial dónde estaban los cines. ¡Qué gozada ver las caras que ponen los niños cuando ven algo que les llama la atención! Me vuelve loca la capacidad de sorpresa y de aprendizaje de los "peques".

Cuando llegamos y nos encontramos con el resto sucedió lo mejor que podía pasar: los niños se llevaron genial entre ellos. Compramos las entradas y entramos al vestíbulo con ella un poco intimidada con tanta gente, tanto ruido y los carteles de tanta película, pero feliz de la mano de sus nuevos amiguitos (Fran, te lo tengo dicho, mira que buena pareja hacían mi sobrina y tu peque).
Pero, insensatos nosotros los adultos, cometimos un gravísimo error: entrar en la tienda de chuches. Ni con agua hirviendo lográbamos despegar a los niños de los mostradores abarratodos de dulces de colorines y sólo a base de cabezonería los sacamos de allí, los tres muy felices con su paquete de palomitas.

Entramos en la sala y a mi sobrina casi se le salían los ojos de la cara al ver tanta butaca y ese pedazo de "televisor". Como desde su butaca apenas iba a ver nada, la usé para dejar mi bolso y senté a la niña sobre mis muslos toda la proyección.

Se apagaron las luces y la noté agitarse inquieta sobre mis piernas. Para calmarla, le susurré al oído lo que estaba pasando y parecía que lo había logrado, hasta que comenzó la película y vió a "Caperu". El nerviosismo volvió, pura alegría que se extiende durante la hora y pico que duró la película.

Me regaló varias veces esa risa pura que me regala en cada una de las batallas de cosquillas que mantenemos y cuando acabó, sus ojos me sonrieron, enormes. No quiero deciros nada de como estaba de feliz la que suscribe, su tía...

Al acabar, mientras los peques y los no tan peques se zampaban unas pizzas, aprovechamos para comentar la película. Está orientada a un público infantil, pero algunos puntos sólo los cogerán los más mayores (como lo de la trama inmobiliaria en la que están metidos "Los tres cerditos" que mencionan de pasada), no tiene el nivel gráfico de Shrek pero está entretenidilla y personalmente, me quedo con el personaje del lobo, por el que siento debilidad y que me encantó.

En fin, una tarde de sábado genial, por la compañía y por la cara de los peques y que espero que se repita pronto. Aunque la próxima vez, también me llevaré a la pequeña...

viernes, 27 de octubre de 2006

Meme musical

Vitore me ha puesto deberes y como soy buena chica, aquí va el meme musical.
Consiste en contestar a las preguntas empleando títulos de canciones de un grupo o cantante que te guste. Tengo un problema y es que soy más de canciones que de grupos, así que he hecho trampas y me quedo con dos, Tracy Chapman y Anastacia

Cantantes elegidas: Tracy Chapman y Anastacia

¿Eres hombre o mujer?: Woman's work

Descríbete: Freak of nature y Yo trippin

¿Qué sienten las personas acerca de tí?: Pues esta no la contesto, que deberían ser las personas las que lo hicieran...

¿Cómo describirías tu anterior relación sentimental?: I'm outta love y Sick and tired

Describe tu actual relación con tu novio o pretendiente: Not that kind

¿Dónde quisieras estar ahora?: The Promise

¿Cómo eres respecto al amor?: You'll never be alone, I belong to you

¿Cómo es tu vida?: I paid my dues

¿Qué pedirías si tuvieras un sólo deseo?: Time

Escribe una cita o una frase sabia:All that you have is your soul

Ahora despídete: Seasons change

Paso este meme a Unanada, Blagdaros , Thalatta, Turulato y a Dianora y Panoramix, porque a alguien le tenía que caer el "marrón".

miércoles, 25 de octubre de 2006

Torpe

Si, lo reconozco. Hay que ser muy torpe para caerse de una bicicleta estática, pero tiene su explicación...

Estás tú ahí, tan feliz, pedaleando e intentando bajar las lorcillas. Y como el tiempo es un bien escaso y no hay que despilfarrarlo, pues aprovechas para escuchar música e ir leyéndote el manual de derecho administrativo, a ver si aprendes algo.

Y en esas estás, cuando lees una frase inocente, la asocias mentalmente con acontecimientos pasados y presentes y comienzas a reír. Quedamente al principio (que no es plan de molestar), hasta que compruebas que estás sóla en la sala y te dejas llevar por un buen ataque de risa. De esos que mueves todo tu cuerpo y las lágrimas se escurren por tus mejillas. Dejas de pedalear entre convulsiones provocadas por la risa, mientras te agarras la tripa entre carcajadas, te escoras un poco a la derecha y...se rompe la cinta que sujeta tu pie izquierdo al pedal, pierdes el equilibro y ¡PLOF!, das con tus huesos en el suelo.

Después de chequear que no te has roto nada y ante lo absurdo de tu situación ("espatarrá" entre las bicis estáticas, el pie derecho aún sobre el pedal y lágrimas deslizándose por tus mejillas) pues no puedes hacer otra cosa que seguir con el ataque de risa, esta vez provocado por tu torpeza.

martes, 24 de octubre de 2006

Un nuevo enlace

Perdidamente enamorada he caído de alguna de las fotos de este fantástico blog.
Gracias por mostrarnos cosas tan bellas.

jueves, 19 de octubre de 2006

Lluvia

Me gustan los días lluviosos y grises como el de hoy. La gente corre con prisas para no mojarse, hay que esquivar paraguas, el tráfico es un asco...pero me gustan. La lluvia limpia la ciudad, suavemente, y descubre otro aspecto de mi Madrid, como si todo estuviera mucho más nítido.

Me distraigo observando las ondas que se dibujan en los charcos con la lluvia que cae o el paseo de un gota sobre un cristal, lo que hace que me acuerde de un cuento que leí cuando era muy pequeña, "El gran viaje de gota azul y gota verde".

Cuando puedo, aprovecho para darme un paseo bajo la lluvia. Nada de paraguas, sólo el "Barbour" y el gorro (aspecto de guiri total) o si me pilla "desprevenida", pues me mojo un poquito que no haciendo mucho frío no pasa nada.

Mientras todos corren, aprovecho para disfrutar de los nuevos colores, de los olores (¡qué bien huele la tierra mojada!), del frescor de las gotas de lluvia sobre mi piel, de tener buena parte de la calle para mí...y bueno, en alguna ocasión no me resisto a la tentación de chapotear en los charcos como cuando era pequeña.

Y lo mejor está al volver a casa. Una ducha calentita, una taza de cola cao (ahora de té, que con la dieta ya se sabe) y a mirar por la ventana como sigue cayendo la lluvia o sentarse a leer con el ruido de las gotas golpeando el alféizar de mi ventana como banda sonora.

Sé que a la mayoría de la gente no le gustan estos días, pero, sin ellos, ¿cómo podríamos disfrutar de todo el esplendor de esos días soleados que hemos tenido hasta hace pocos días?

lunes, 16 de octubre de 2006

"Souvenirs"

Anoche, hablando de madrugada con mi amiga, mecidas por el vaivén del barco, ella me comentaba que el crucero no le acababa de convencer y que el viaje de su vida había sido Egipto. ¿Cuál ha sido el viaje de mi vida? Cada uno de los que he hecho y el que estaba haciendo en ese momento, los que están por llegar...Todos llenan esa caja de las experiencias vividas y que a pesar de los sinsabores que ha habido (y habrá), todos y cada uno serán "el viaje de mi vida".



Quizás este no haya sido como otros cruceros que he hecho. Sí, ha habido muchísimas risas, juergas hasta bien entrada la noche, algunas lágrimas, ojos llenos de atardeceres y de amaneceres en alta mar o arribando a puerto, el volver a esos sitios especiales que tanto me gustan y el descubrir nuevos rincones...Pero esta vez, todo ha tenido cierta pátina de "saúdade" por no poder compartirlo con todas esas personas a las que aprecias. Me gustaría ser capaz de regalar todas las sensaciones que he vivido estos días, pero no sé si sabré hacerlo y sólo podré ofrecer estos pequeños "souvenirs".


La primera noche, al disfrutar del fresquito y de la luna en la popa de la cubierta superior, me acordé de Tha. Y volví a pensar en ella cuando pedaleaba en una de las bicicletas del gimnasio. ¡Qué distinto es montar en bici frente a un espejo en el que nos vemos sudorosas a hacerlo frente al mar, con el sol entrando a través de los cristales!.



O estando sentada sola, disfrutando de la quietud de la Sacristía Vieja de Brunelleschi en la iglesia de San Lorenzo en Florencia, me acordé de Dianora y de lo que habría disfrutado del contenido de la sala contigua, la Biblioteca Medicea Laurenciana (si hubiera necesitado una ayudante, yo aprendo rápido).
También me acordé de ella al salir y ver esa otra clase de monumentos florentinos, los "andantes"(¡qué bien vestidos y qué estilazo!). Y de Cu, al ver a algunos miembros de las fuerzas de orden público y pensar en nuestro futuro como criminales en Florencia.


Al pasear por el mercadillo de San Lorenzo y ver los puestos llenitos de adornos hechos con dados, pensé inmediatamente en UnaNada, para minutos más tarde, hacer lo propio con Blagdaros al ver un gigantesco panettone en una pastelería cercana.

Y del profe...Al pasar por delante de la Casa Buonarotti y comprobar decepcionada que cerraban ese día pensé en lo genial que habría sido disfrutar de esa bellísima ciudad, que me tiene loca, atenta a sus explicaciones. O simplemente, tomar un café en cualquiera de las terrazas y disfrutar de la vida que pasa delante de nuestros ojos.



En Roma, hice nota mental de volver con Silvia cuando se recupere de su problema de salud; la paz de Santa María in Trastevere me hizo recordar la paz que encontré en unos ojos "que eu amei"...En los ataques de risa, siempre estaba Fran porque sé que se repetirán cuando se entere de algunas de mis "perlas" y va a tener cachondeo a mi costa durante meses cuando se lo cuenten...

Mientras intentaba recuperar el resuello en la subida a la cima del Vesubio, pensaba en que Turulato (con esas piernas que ya nos enseñó en una ocasión) habría subido y bajado un par de veces mientras el resto le mirábamos "asfixiados".



En Sidi Bou Said, eché de menos un poco de mala follá de la que unamaruja hace gala (la saqué esa misma noche con el peluquero cubano) y juro por lo más sagrado que lo que fumé en esa pipa de agua no era hierba de la risa, aunque me dieran tremendos ataques de risa como lo hacía cuando fumaba con Carlos, David o Txiqui (por cierto, si lees esto, tenemos tú y yo un viaje pendiente).



En fin, que aunque no físicamente, todos a los que aprecio y quiero (me dejo a muchos en este recordatorio) estuvieron conmigo en este crucero.

sábado, 7 de octubre de 2006

Vacaciones



La que suscribe se va unos días de vacaciones, que creo que se los ha ganado. A disfrutar del "Mare Nostrum" en un hotel flotante (algún día espero que en un barco, barco) y de las maravillas que tiene que ofrecerme Italia, aunque sólo sea un aperitivo.

La maleta está hecha y revisada (aunque seguro que me olvido de algo), el bolso de mano, ídem de ídem y los nervios en el estómago el día anterior como siempre (años viajando y aún está el gusanillo ese por la novedad y por saber que me deparará el viaje).

De lo que estoy segura que no me olvido, es de los amigos que me dejo aquí y que espero que sigan a la vuelta (Cu, si no vuelvo y en las noticias no sale que se haya hundido el barco, vente a Florencia que estaré dejándome detener ;-))

Sed felices hasta mi regreso (y después también, ¿eh?). Lo de buenos...tanto como lo sería yo.

viernes, 6 de octubre de 2006

Música para el viaje de vuelta a Ítaca

Para que el viaje a Ítaca no se te haga pesado, un poquito de música...


Michael Bublé - You must have been a beautiful baby

martes, 3 de octubre de 2006

¿Chulería?

Este mediodía camino del gimnasio, me crucé con una de mis profesoras del instituto.
Ahí iba yo tan feliz con mi bolsa de deporte y la saludé por educación (aunque no me caiga bien). Y al reconocerme, me he llevado de regalo la misma mirada con la que me obsequió cuando acabé el instituto. Y es que a pesar de que han pasado trece años, cuando despliego mi "encanto", hago "amigos" para "toda la vida" con una facilidad...

Esta mujer era mi profesora de matemáticas de COU y nos tenía, a nuestra clase en general y a mí en particular, "enfilados". Y es que según ella, como se encargó de repetirnos en varias ocasiones, no éramos más que un "hatajo de fracasados que no deberían estar estudiando cuando van a acabar de reponedores del Pryca" y lindezas por el estilo (eso es motivar y lo demás son tonterías).

Lo de mi clase...pues no sé el motivo de esa inquina.
Sí, los de la clase de al lado eran alumnos y jóvenes modélicos: buenos estudiantes, hacían los trabajos a tiempo, chicos sanotes que se preocupaban por sus estudios y que se portaban bien.
Nosotros...éramos nosotros: más gamberretes, nos gustaba salir, beber, reír, muchos fumábamos, teníamos repetidores entre nuestras filas (en la otra clase no), entregábamos los trabajos tarde, hablábamos en clase...Pero éramos buena gente. Sólo que la mayoría llegamos a COU desmotivados o con otra clase de problemas y el resto...pues se unió a nuestra dinámica o no se atrevieron a ponernos freno. Pero por el hecho de no saber muy bien que hacíamos allí, no creo que nos mereciéramos los constantes desprecios de esa mujer. No éramos tan malos, sólo traviesos.

En mi caso...Yo era una de las más "revoleras" y en vez de cerrar el pico y tragarme las broncas, me revolvía. Un día me pilló en clase jugando a los dados y le contesté que no, que no jugaba, que estaba haciendo un estudio sobre la probabilidad (Acabé mi "estudio" en el despacho de la jefa de estudios). El primer trimestre se alegró de que yo cateara (por méritos propios, todo hay que decirlo), pero el segundo...

Me ayudó con la geometría un estudiante de arquitectura e hicimos un grupo de estudio unos cuántos de la clase. Volví a cogerle el gusto a las mates, me puse las pilas y saqué la mejor nota de las dos clases (las tres mejores notas de ese trimestre las sacamos los "fracasados"). ¡Cómo se cabreó!.
Cuando nos entregó el examen se le notaba la ira mal disimulada. Nos regaló otra de sus miradas de desprecio, mezclada con incredulidad antes de acusarnos de haber copiado y en mi caso (lo nuestro era amor), me hizo repetir el examen delante de toda la clase y de nuestra tutora para demostrar que había hecho trampas.
Je, je, je. Hice lo mismo que había hecho el día del examen y cuando acabé, en vez de callarme e irme con mi sobresaliente a casa, me acordé de sus miradas, me salió la "mala baba" y claro...Una mirada burlesca y una sonrisa de oreja a oreja en la cara antes de decir bien alto: "María Jesús, si es que lo de la geometría se me da bien. Estuve practicando en casa con lo briks de leche, para cuando me toque reponerlos en el Pryca...". Se oía el murmullo de la risa contenida cuando regresaba a mi asiento.

Pareció una pequeña victoria. En el momento, a mí me lo pareció.
Pero meses después, cuando de la evaluación de mi clase salieron muy cabreadas, y al borde de las lágrimas, tres profesoras diciendo que esa mujer no iba a levantar la mano con ninguno de nosotros, recordé la escena. Y aunque no hubo ni un reproche hacia ninguno de los más "revoleras", yo no pude evitar sentirme culpable.

domingo, 1 de octubre de 2006

Batallas perdidas

Esta mañana he participado en varias batallas que he perdido, me han disparado (pero sin balas) varias veces a lo largo de la mañana y he "muerto" el mismo número de veces, dos "cominillos" me han derrotado y me han hecho la cuenta de tres (como a los luchadores de lucha libre americana) otras tantas veces, he tenido que "pegarme" con una brujilla y perder...Y a pesar de todas esas derrotas, dulces todas ellas, creo que he ganado yo la "guerra". Mi premio: las risas de mis dos sobrinas.

Vídeos musicales

Me encanta la música y por supuesto, los vídeos musicales. Pero no esos en los que sale el grupo cantando y nada más. A mí los que me gustan son los que combinan la canción con pequeñas historias de cine, dos de mis aficiones.

Por eso, tengo que agradecer a los canales de música de mi televisión la programación de hoy. Parecía que los programadores me adoraban: porque acababa un vídeo que me gustaba en un canal, cambiaba de canal y estaba otro que también me gustaba.

Alguno de los que han emitido, los recuerdo con especial cariño: Thriller de Michael Jackson; Sweetest thing de U2; Like a prayer de Madonna (que tan polémico fue cuando salió y que es mi canción favorita de la reina del Pop); Stay de Shakespeare's Sisters (con esa Muerte tan glam que me impresiono la primera vez que lo ví allá por el 92); Outside de George Michael (que lo realizó después de su detención en un aseo en Los Ángeles por supuesta conducta lasciva); My Inmortal de Evanescence; The Reason de Hoobastank (la historia del video continuó en el vídeo del siguiente single); Feel de Robbie Williams (¡¡¡quiero ir al sitio dónde está rodado, es precioso!!!); Learn to flight de Foo Fighters; Lobo hombre en París de La unión; El alma al aire de Alejandro Sanz; Losing my religion o Everybody hurts de REM y muchísimos más que me dejo en el tintero. De todos los que he visto hoy, os dejo una muestra de algunos de mis favoritos.

Bjork - It's so quiet


Lauryn Hill - Doo wop song


Fatboy Slim - Weapon of choice


The Pretenders - I'll stand by you