viernes, 22 de febrero de 2008

Harry Potter


Hace ya unos años, con motivo del estreno de la primera película de Hary Potter, yo me preguntaba porque tendría tanto éxito el personaje. Pensaba, con un poco de desdén (para que negarlo), que se trataba de unos libros infantiles de excasa calidad y mucho marketing. Por eso me sorprendió que la película pasara más tiempo en taquilla que las Navidades y me pudo la curiosidad.

No iba a ver la película hasta que me leyera el libro, así que me lo compré, muy escéptica ante lo que me iba a encontrar. No lo leí. Lo devoré. Me sumergí de tal modo en el universo del niño mago que hasta me parecía que olía la cera de las velas del Gran Comedor. Cada uno de los avatares y sentires del niño los vivía junto a él, mientras pasaba página tras página. Cuando terminé, quería más.
Recuerdo que era festivo y estaban todas las librerías cerradas. Además, llovía, hacía frío y sentía pereza de abandonar el calor de mi casa y salir a la calle. No importó. Esperé bajo la lluvia los dos autobuses que me llevarían al VIPS, dónde pude adquirir los dos libros siguientes, que devoré. Cada vez más oscuros y menos infantiles según crecía Harry. En el tercero, me asusté con la aparición de las más terribles criaturas (en mi opinión) de todo el mundo mágico de Harry: los dementores. Ni los Nâzgules de "El Señor de los Anillos" me dieron tan mal rollo la primera vez que los "conocí" (y era una cría).

Después, tocó esperar a que publicaran el resto de los libros, que iba leyendo según salían, deseando saber que iba a pasar con Harry y sus amigos, viendo como crecían y se enfrentaban a la vida y a lord Voldemort.

Ayer recibí mi ejemplar de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. El último de la saga. Lo guardé en el cajón de mi mesa en la oficina, esperando a que el reloj diera las ocho para salir escopetada a casa para leerlo. Deseaba saber que pasaba y al mismo tiempo, sentía una extraña tristeza por saber que terminaban las historias de unos personajes a los que, página tras página, había cogido cariño.

Esta noche pasada, abstraída de este mundo y metida en el de Harry, he reído, llorado, temblado por la intriga, ahogado algún reniego de frustración y finalmente, tras la última página, sonreído.

Hablando con alguien que me conoce, me decía que no entendía como a mí, que me gusta leer ciertos clásicos que se consideran obras maestras de la literatura, me podía gustar Harry Potter. Hace unos días, Turulato decía en un comentario que lo importante no eran tanto escribir como contar. ¿Qué me cuentan las novelas de Harry?No sólo me cuentan las peripecias de un niño mago y el mundo fantástico que les rodea, sino que todas las novelas me hablan de AMOR. Así, con mayúsculas. Por eso me gustan. Y además, y perdón por la expresión, son "jodidamente entretenidas".

6 comentarios:

Fran dijo...

¿Ya te lo has leído? ¡¡Pero si son más de 600 paginas!! ¡¡Friki, más que friki!!.
Yo no los he leído, pero ví con el enano las dos primeras películas y son entretenidas, aunque con el bicho de la segunda pasó miedo. Estoy esperando a que sea más mayor para comprarle los libros y que vea las siguientes.

el creador dijo...

Interesante blog. Te agrego a mis favoritos.

Turulato dijo...

Me gusta. Pienso que solo crece quien disfruta como un niño. Aseriarse no es solo equivocarse creyendo que ser adulto es ser serio, sino que tiene que ver bastante con ser en serie, común, repetitivo.

Silvia dijo...

Fran, no es ser friki. Cuando algo me gusta mucho, me tiro de cabeza a la piscina y logro abstraerme del resto.

El creador, gracias. No puedo decir lo mismo de su blog. Es que está muy vacío.

Turu, no es tanto el aseriarse como el agostarse. Se puede ser alguien serio (a mí me gusta la 4ª acepción del diccionario de la R.A.E.) y no haber perdido la curiosidad y la vitalidad de los niños.

Besos a mis chicos

Poledra dijo...

:-)))

Sabes, qué? A mi me pasó lo mismo.
Lo puse verde, hasta que un día en el aeropuerto de Stansted donde me tocó pasar la noche, se me ocurrió comprarlo, porque me dije...para opinar, debería saber de qué hablo.no???

Me pasé la noche en vela leyendo ese tocho en inglés en un banco del aeropuerto, y desde entonces, me he leido toda la saga :-)

Ah..feliciades por tu aprobado!

Aynara dijo...

A mí me gustan esos libros... qué quieres que te diga, me da igual qeu sea Harry Potter, "el ejército negro", "manolito gafotas"; qué le voy a hacer, no tengo remedio, la literatura para "críos de 11" que lee todo el mundo me apasiona.
Yo, de Harry, soy "muy fans", y le echaré de menos, aunque qué quieres que te diga, siempre se le puede leer en alto a alguien que quiera escuchar :-)

Besos
Chus