miércoles, 14 de mayo de 2008

"Un combate de boxeo"

- Queridos espectadores, bienvenidos al combate por el título de su casa de A ver por dónde sales, adulta entre las campeonas, Las cabritillas locas, Ainhoa y Aroa y la eterna aspirante al título, su tía Silvia. Yo soy Nick Serenity y este es mi compañero Johnny Oz y juntos les transmitiremos el combate. Johnny, buenas noches y bienvenido. ¿Qué te parece el combate estelar de la velada?

- Hola Nick, buenas noches. Promete ser un gran combate. No habíamos presenciado un combate así desde ese combate en 1975 por el campeonato mundial de los pesos pesados entre Ali y Frazier. O sin remontarnos más lejos, al combate por el título ¿Por qué me preguntáis estas cosas a mí y no a vuestros padres? entre la aspirante y la luchadora Torpedo Itziar.

- Sí, Nick, todos recordamos ese combate. Cuando parecía que la aspirante se alzaba con el título, Torpedo le lanzó aquel gancho de ¿Qué es Dios? ¿Me lo explicas? que dió con los huesos de la aspirante en la lona. Aunque últimamente, hemos de decir que la cintura de Silvia ha mejorado un poco.
En los últimos combates con las campeonas, las fuerzas han estado igualadas. Las cabritillas locas, jóvenes y de golpe rápido acosaban con su velocidad a la tía, que lograba zafarse sorprendentemente bien. Incomprensiblemente para el público, la aspirante acababa arrojando siempre la toalla y retorciéndose, no sabemos si de dolor o de risa, en medio del cuadrilátero.

- Sí, Johnny. Esta es una nueva oportunidad de que la eterna aspirante al título, Silvia, venza a las cabritillas locas. El combate está a punto de empezar, hagan sus apuestas.

En la esquiiiinaaa de la derecha, con un peso combinado de 28 kilos y con calzón rosita (no, que ahora el rosita no es nuestro favo, que es el verde y el morado). Perdón, con calzón verde y morado, las actuales campeonas de su casa...¡¡¡Las cabritillas locas!!!: Aiiiiiinhoooooooaaaaaa y Aroooooaaaaa.

Y en la esquina izquierda, con un peso que no confesará jamás ni bajo la peor de las torturas, con vaquero oscuro y camiseta roja, su tííiííaaaaa, Siiiiiilviaaaaaa.

Riiiiiiiing

- Johnny, ha dado comienzo el primer asalto. Las cabritillas locas hacen un primer movimiento que enseguida es neutralizado por su tía con un golpe "¿Me ayudáis a hacer la cena?" que desequilibra a las campeonas. El combate parece muy igualado con movimientos ágiles por parte de todos los contrincantes.
- Sí, Nick, está siendo un inicio ágil de la contienda. Pero mira, las cabritillas se preparan para dar el golpe, ¿Por qué han pegado a la señora de la tele?. La tía intenta explicarle que los que lo han hecho los malos, pero es díficil. Y es que le está resultando extremadamente complicado zafarse de los golpes y explicar a unas niñas de 4 y 3 años, los alzamientos del Dos de Mayo y la Guerra de la Independencia.
- Sí, Johnny, vemos los serios apuros por los que está pasando la aspirante.

Riiiiing
- Nick, la aspirante ha tenido suerte y la campana le ha salvado, aunque ha perdido el asalto a los puntos. Veamos que nos depara el segundo asalto.

Riiiiiiiing
- Las cabritillas locas salen veloces de su esquina y comienzan a acosar a la aspirante con una serie de directos certeros que ésta parece encajar bien con la técnica de "Vamos a desayunar y ver a Pocoyó". No parece pesarle el castigo del anterior asalto y el cansancio y se zafa bien de un gancho de izquierdas "¿Por qué hay que trabajar? ¿Y para qué hace falta el dinero y la gente no regala las cosas?". Parece que el combate está igualado hasta que se acerca el "intercambio de golpes" conocido como "la hora de la siesta". La tía ataca poniendo cara de pena y con un certero "Tengo que descansar un poco para hacer los deberes del cole" que las campeonas esquivan con un "Hazlos ahora y duerme luego". La aspirante cambia de táctica y convence a las campeonas de las ventajas de la siesta, pero la cabritilla Ainhoa trae un cuento para que se lo lea. Aroa ataca con otro cuento y como la aspirante no entra en ese juego, comienzan el ataque "Aquí no te duermes hasta que no te hayamos contado los cuentos". Vemos que la aspirante está contra las cuerdas.
- Dios mío, Johnny, ¿qué está pasando? La cabritilla Aroa se lanza sobre la aspirante y le hace un gugu. El árbitro debería sancionarle por esta técnica ilegal. Alguien debería detener esto Johnny.
- Sí, Nick. Ante las risas de la aspirante y la pasividad del árbitro, las cabritillas locas empiezan con un ataque claramente ilegal de cosquillas. Todo el público puede contemplar como la aspirante se retuerce en la cama, bajo el peso de las dos cabritillas y con lágrimas cayéndole por las mejillas.
- Johnny, mucho nos tememos que la aspirante tendrá que volver a intentar el asalto al título en otra ocasión...



Hay que ver lo que se me va la olla si combino la falta de sueño, el estrés y algunos medicamentos...

5 comentarios:

Fran dijo...

Pues sí, niña, se te va mucho la olla...pero ¿y lo que me he reído?.
Y es bueno saber tu afición pugilística, porque tengo por aquí a Diego "Potrillo salvaje" haciendo preguntas complicadas.

Eso sí, las personas decentes a las 5:28 de la madrugada duermen. Que te me despendolas y voy a tener que darte un par de collejas.

Besos

Turulato dijo...

Imaginación, encanto y placer. A partes iguales. De nuevo a gran altura.
¿Será por esa casa rural, "El lobito"?

Lúcida dijo...

Esto no es que se te va la olla, esto es pura creatividad. Genial.

Besos

Silvia dijo...

Fran, me alegro de que te rieras gracias a mí, que eso alarga la vida. Y respecto a mi combate con Potrillo salvaje, ve entrenando, que te toca asalto al título a ti.
Lo de la hora, es cuando puedo estudiar sin tener a dos peques subidas en la chepa.

Turu, gracias. Espero algún día tener "El lobito" y sabes que estás invitado.

Lúcida, muchas gracias.

Me alegro de que os gustara. Yo disfruté escribiéndolo (y viviéndolo, más)
Besos

Oshidori dijo...

Me ha encantado.
Muchos besicos.