miércoles, 5 de noviembre de 2008

Me lo pido!

Queridos Reyes Magos:
Sé que aún es muy pronto y no me he portado todo lo bien que debiera pero a ver si siendo de las primeras cartas os tiráis el rollo.
Quiero una democracia como la del país ese que suscita tantas manías, el de las barras y estrellas. Y ya que estamos, no estaría mal unos políticos tan dignos como los suyos. Es que no me imagino a ninguno de nuestros líderes (jejeje) políticos comportándose como este señor y arrimando el hombro cuando hace falta.
Sí, sí, ya sé que en el país del "tú más y tu padre por si acaso" es complicado, ¿pero acaso no sois Magos?. ¡Qué tampoco os vais a herniar, que trabajáis una noche al año...!

6 comentarios:

Xavi Paricio dijo...

Hola Silvia,

Felicitarte por tu Blog, tu comentario me ha parecido sencillamente genial, en pocas palabras le has sacado mucha punta al lápiz.

Yo ahora vivo en USA, y he podido vivirlo de cerca, la verdad es que a nuestros políticos les falta mucho para llegar a la altura de algunos de los de aquí.

Saludos

Armida Leticia dijo...

Los de las barras y las estrellas, no tienen amigos, tienen intereses, hace mucho un alto funcionario de ese país lo dijo...su democracia no es tal, sólo existe una manera de pensar, con varios matices, pero es la misma.

Saludos.

Fran dijo...

Te ha quedado niquelado.

BLAGDAROS dijo...

A mí la verdad es que la campaña electoral no me ha gustado. Cosas como llamar al contario "amigo de los terroristas" porque no cree en la guerra de Irak o censurarlo porque supuestamente es musulmán, me parece que están fuera de lugar. Y las chorradas de "Joe el fontanero" que al final no es Joe, ni es fontanero, ni nada...en fin. Pura pantallada.

Pero lo que sí me han gustado mucho son los discursos de cierre de campaña. Creo que ambos han estado a la altura de las circunstancias y en eso sí que tenemos mucho que aprender. Por la experiencia reciente que tenemos en nuestro país, aquí cuando se pierden unas elecciones, al que pierde se le da por vociferar que le han robado las elecciones.

Está claro que nuestro momento de grandes políticos ha pasado y que ellos están viviendo el suyo, pero no hay que olvidar que allí tuvieron a un Bush y un Al Gore, ni que aquí tuvimos un Fraga, un Felipe Gonzalez, un Alfonso Suarez un Carrillo o tantos otros a los que merece la pena recordar como grandes políticos.

Lo que no querría para nada es el sistema electoral yanki. El nuestro no será ninguna maravilla, pero el suyo me parece peor aún.

Silvia dijo...

Hola Xavi, gracias y bienvenido. La verdad es que me hubiera gustado vivir esa noche in situ. No por la cobertura informativa, que aquí fue muy amplia, sino por sentir el pulso de la calle. Y de preferencia, me hubiera gustado ver que opinan en la llamada América profunda.

Armida, pues yo sí que creo que es una democracia muy madura, que en España no tenemos aunque creamos que sí. Y a pesar de que se me vayan a lanzar algunos al cuello, tampoco veo tantas diferencias aquí entre PP y PSOE y sí una gran similitud: ambos adoran el poder y mantenerlo como sea.

Fran, gracias.

Blagdaros, hubo un punto de inflexión con el estallido de la crisis económica. Ambos arrimaron el hombro a pesar de las diferencias y esa forma de actuar se ha mantenido, a pesar de la liza, hasta el final.
Hay que reconocerles algo, como al Reino Unido. A pesar de algunos pufos como políticos, tienen una tradición democrática que nosotros no tenemos y que no sé si alcanzaremos en algún momentos.
En mi opinión, en tu lista de grandes políticos de este país sobra Carrillo.

Saludos a todos

BLAGDAROS dijo...

Lo malo de las democracias a la inglesa o a la americana es que solo hay dos opciones a elegir y una democracia al fin y al cabo, se basa en la capacidad de elegir quien quieres que te gobierne. Con solo dos opciones, me parece que esa capacidad se resiente un poco.

Y precisamente lo que menos me gusta de nuestro sistema es que se termina pareciendo demasiado al suyo, ya que gracias a una ley electoral injusta, se acaba favoreciendo la tendencia al bipartidismo.

Yo creo que en mi lista de grandes políticos, falta más gente de la que sobra. Carrillo no es santo de mi devoción y en realidad no lo es ninguno de los citados, pero me parece que es injusto negar la importancia de cualquiera de ellos dentro de la vida política de nuestro país.