domingo, 30 de noviembre de 2008

Insomnio

Últimamente, no padezco de insomnio. Al menos, no del habitual, que hacía que me despejara completamente en cuánto apoyaba la cabeza en la almohada y que provocaba que durmiera entre cuatro y seis horas escasas (y eran más frecuentes las cuatro horas que las seis).

Ahora duermo entre siete y ocho horas diarias, aunque no ininterrumpidamente. Y es que tengo sueño con intermedios.

Hay noches que me despierto sobresaltada porque he tenido alguna pesadilla o algún sueño extraño.
Otras, porque estoy tiritando de frío a pesar de estar completamente tapada o porque al rato, me despierto achicharrada de calor, con la ropa de la cama tirada en el suelo.
Y otras, como hace tres noches...

Lo último que recuerdo antes de despertarme es que estaba en un bar, sentada en un taburete alto. No sé con quien, pero charlaba con alguien. Y me entraba un enorme ataque de risa. Tanto, que me caía del taburete y me quedaba encogida en el suelo, con los brazos rodeando mi tripa mientras reía a carcajadas y las lágrimas surcaban mis mejillas.
Abro los ojos y me encuentro a mi padre mirándome, despeinado y con cara de sueño. En ese momento, soy consciente de que estoy sobre la cama, encogida, con las brazos rodeando mi tripa, lágrimas surcando mis mejillas, riéndome a carcajadas y boqueando en busca de aire entre carcajada y carcajada. Estaba riéndome en sueños y le desperté.

Llevo tres días intentando recordar que es lo que me causó tanta risa. Y por más que estrujo mis meninges, no lo recuerdo. Y estaría genial, para ver si podría vivirlo en la realidad. Porque me hace falta un buen ataque de carcajadas.

6 comentarios:

Turulato dijo...

Solo por ayudar... ¿No te contaría alguien cierta anécdota en un gimnasio?

Poledra dijo...

A mi eso me pasa ,ucho...y por mas que te estrujas los sesos...no recuerdas que estabas soñando.

La solución: tómate un colacao y vete al sobre, a ver si vuelves a soñarlo.

Un abrazo

SOMMER dijo...

Joder, yo por ver la cara de tu padre....

Caboblanco dijo...

Yo no tengo la conciencia de haberme reído en sueños jamás... ¡Que le vamos a hacer!

Oshidori dijo...

Eso te pasa por soñar con Leocadio Oña y Navalmoral de la Mata.

Silvia dijo...

Turu, mala baba nos gastamos, ¿eh? Menos mal que me lo tomo a chufla.

Poledra, nada, que no logro acordarme y me fastidia. Porque no sólo el motivo de la risa, sino saber quien era el otro protagonista del sueño, me tienen intrigada.

Sommer, mi padre tenía cara de sueño y de susto, porque no sabía que me pasaba. Cuando vió que me estaba riendo, musitó algo que no acerté a oír y se volvió a la cama.

Luis, a lo mejor es que te reíste bajito y no te acuerdas.

Oshi, ahora toca más risas con los comentarios sobre el bueno de Leocadio y compañía.

Besos a todos