domingo, 27 de septiembre de 2009

Un regalo (que he recibido y que quiero compartir)

Esta semana recibí por correo un libro, El loco/Lágrimas y sonrisas de Gibran Khalil Gibrán. El remitente sabe que me gusta Omar Jayyam, Rumi o que en su momento, me gustó mucho El profeta, del mismo autor.

Unas de las páginas del libro venía marcada con un post-it en el que sólo ponía un "Te pega". Al leer las páginas marcadas, yo también pensé que le pegaba a alguien a quien quiero.

No cambio el dolor de mi corazón por la alegría de los hombres.
Yo no deseo que se trueque en risa la lágrima que la pesadumbre arrebata de mi tristeza.
Mi deseo es que mi vida sea: Lágrimas y sonrisas.
Que sean lágrimas que limpien mi corazón y me hagan entender los misterios de la vida; que se conviertan en sonrisas que me acerquen a los hombres y símbolo de mi culto a los dioses.
Que sea mi vida una lágrima con la que pueda participar del dolor de los afligidos y sonrisa que proclame el placer de mi vida.
No, deseo morir de ansias antes que vivir presa del cansancio.
En lo más profundo de mi alma late un anhelo hacia el amor y la belleza, pues veo a los poderosos desdichados siervos de la materia, en tanto que los suspiros de un corazón ardiente son más armoniosos que una melodía de canción.
Al caer la noche se cierran los pétalos de las flores, abrazándose en su ansia de recuerdos, y cuando sonríe el alba entreabren los labios, para sentir el beso del sol.
Las flores viven en un anhelo de encuentro: lágrimas y sonrisas.
Las aguas del mar, al evaporarse, ascienden, se condensan y se convierten en nubes.
Y las nubes navegan sobre los valles y los cerros. Y cuando reciben el primer beso de la brisa, lloran sobre los campos, deslizándose sus aguas hacia su patria, el Mar. La ley de vida de las nubes es separación y regreso: Lágrimas y sonrisas.
Ya que así es el alma: se enciende del espíritu universal y erra por el mundo material, y como nube, pasa así sobre la montaña de la tristeza y sobre los campos de la alegría. Y al recibir el primer beso de la brisa de la muerte, retorna al origen, al mar del Amor y la Belleza: DIOS.

2 comentarios:

Fran dijo...

No he leído nada de Gibran, pero lo haré en el futuro porque tiene buena pinta. Es un chollo tener a alguien cerca como tú.
Es cierto, sí. Te pega.

_ SILVIA ó N-a-s-a _ dijo...

Pues con el aperitivo que has puesto me dan ganas de leerlo. Gracias. me habias hablado el otro dia de el y de que te está encantando el libro de Gibran Khalil Gibrán, y veo por qué...