viernes, 14 de diciembre de 2007

Cocinilla

Hoy sale en la prensa de este país, que el secretario general de Agricultura y Alimentación, Josep Puxeu, recomienda comer conejo estas Navidades.

(Para los que hayan llegado hasta aquí, buscando alguna relación con el cunnilingus, se pueden dar media vuelta, que aquí voy a hablar de las especies de la familia Leporidae y sus aplicaciones en cocina).

La recomendación no sólo viene bien para nuestras pobres economías maltrechas con tanto dispendio navideño, sino también para nuestra salud.
Es una carne rica en proteínas, pero baja en grasas y colesterol y además, tiene importantes cantidades de minerales y vitaminas como la B3 (que participa en el buen estado de la piel), B6 (buena para el sistema nervioso central y que ayuda a paliar los efectos del síndrome premenstrual) y sobre todo, de vitamina B12, que además de ser buena para el metabolismo y ayudar a la formación de glóbulos rojos, es lo que se emplea para paliar los efectos de las resacas (muy típicas en estas fechas), ya que ayuda a absorber y eliminar el alcohol de nuestra sangre.

Si alguno se anima a seguir las recomendaciones del señor secretario, yo dejo aquí un par de receteas, que he probado y que me gustan (Las cantidades, son para cuatro personas).

Chuletitas de conejo (esto puede ser un para aperitivo).
Si el pollero no os saca las chuletitas, hacedlo vosotros en casa, que suena más complicado de lo que realmente es. Con el costillar bien limpio, se rasca el hueso de los palos y se tira hacia atrás dejando la costillita a la vista. Ahora podeis cortar las chuletas palo por palo, pero es más fácil si lo metéis en el congelador un rato, que se queda más tieso.
Para preparar las chuletas, se puede optar entre hacerlas a la brasa, que engordan menos (añadid un poquito de tomillo, que da un sabor muy rico) o bien empanadas y frititas con un buen aceite de oliva. Yo probé el otro día a empanar con palomitas de maíz molidas en vez de pan rallado como ví en un programa de televisión y estaba buenísimo.
A mí me gusta acompañar las chuletitas con un poco de salsa romesco, mojo picón o salsa de mostaza y que cada uno moje en lo que le guste. Y en su versión más "light", con unos canónigos aliñados con limón y aceite de oliva vírgen.
Y a chuparse los dedos.

Arroz con conejo
Se necesita un conejo entero y troceado, 300 gramos de arroz tipo bomba, 2 pimientos verdes, 1 cebolleta, 1 tomate, 3 dientes de ajo, 1/2 vasito de vino blanco, agua (con caldo de pollo, queda más rico), azafrán, tomillo, romero, aceite de oliva y sal.
Se fríe el conejo sazonado, salvo el hígado, en una tartera o paella. Cuando coja color, se retira a un plato y se reserva.
Se pica finamente los pimientos, el tomate pelado y sin pepitas, la cebolleta y dos de los dientes de ajo y se pochan en la misma sartén dónde hemos frito el conejo durante unos 8 minutos. Mientras, en una sartén se fríe el hígado del conejo. Con éste, el otro ajo, el tomillo, el romero y el vino blanco, se hace una majada en el mortero.
Cuando esté pochada la verdura, se añade la majada y se reduce un poco el vino. Añadimos los trozos de conejo y el arroz. Se cubre con el líquido (2 partes y media por cada parte de arroz), se corrige de sal y se añade el azafrán.
Se deja cocer unos 18 minutos (que se pueden aprovechar para recoger la cocina). Una vez hecho, se retira del fuego, se deja reposar cubierto con un trapo limpio 5 minutos y a la mesa.
Una variación sería añadirle unas setas (pero que no sean de bote, que saben distintas) al sofrito. Yo lo probé con trompetas de la muerte y estaba bueno.

Conejo estofado con caracoles
Se necesita un conejo (como de 1 kg. - 1 y 1/4 kg.), 1 kilo de caracoles cocidos, 40 gramos de almendras, 40 gramos de avellanas, 250 gramos de tomate frito casero, 2 cebollas, 4 dientes de ajo, 1 hoja de laurel, tomillo, romero, 1 copa de brandy, aceite de oliva, 1 par de pimientas de cayena (al gusto), 1/2 litro de caldo de carne.
En una sartén con aceite, se dora un diente de ajo con piel, la pimienta de cayena y los caracoles. Se retira el ajo y la pimienta cuando cojan color y se reserva. Se trocea el conejo y se sofríe hasta dorarlo. Se coge el brandy y flambeamos el conejo y los caracoles (cuidado con la campana extractora). Se echa el caldo de carne y se deja hervir hasta que el conejo se ponga tierno.
Sofreimos lentamente la cebolla en una sartén durante unos diez minutos aproximadamente. Añadimos tres dientes de ajos en láminas y cuando empiecen a dorarse, se añade el tomate frito casero y se sofríe todo junto.
Se hace una majada con las almendras, las avellanas, el diente de ajo que habíamos frito (ahora sin piel) y la cayena, tomillo, romero y el hígado frito del conejo. Si se quiere la salsa más espesita, se le añade una rebanada de pan frito. Se le añade un poco de jugo de la cocción del conejo para "limpiar" el mortero y se agrega al conejo junto al sofrito de tomate. Se deja cocer media horita y a comer.
Lo malo de esta receta es que se tiene un peligro con el pan y la salsa...

Si os animáis a probar, espero que os gusten y buen provecho.

5 comentarios:

Thalatta dijo...

mira... no he podido jamás con el conejo (ni aún cuando no era vegetariana), es tan parecido a los gatos, que siempre me daban pena. Y los niños nada, creo que ni lo han probado jamás.
Aprovecho y te felicito ya las fiestas, con o sin conejo jejeje
Besoss

Turulato dijo...

¡Jooooodeeer...!
¡Uy, perdón!. Pero es que la lectura ha sido prodigiosa, imaginativa, sabrosa, pecadora, ....

Fran dijo...

Yo me animo a probar, pero eso de cocinar...¿Cuándo vas a hacer conejo con caracoles? Es que a mí eso de mojar y sorber, me gusta bastante.
Hazme caso y cambia de sector.
Besos y felices fiestas a todos

unjubilado dijo...

¡¡Ya me he vuelto a confundir!! Me he metido en el Asador del Conejo...
¿Qué es un blog? pues se me ha abierto el apetito y además con menús no excesivamente caros.
Saludos

Silvia dijo...

Tha, no creo que en el super te den "gato por liebre" (y si es así, he de reconocer que el gato está rico). Aún así, yo prefiero el de monte, aunque a algunos les de reparo ver al animalito ahí muerto.

Turu, perdonado. Y peca, hombre, que ciertos pecados, si no hacen daño a uno mismo o a otros, son muy buenos.

Fran, es que a tí, como a mí, te gustan los pequeños placeres de esta vida.

Unjubilado, es que no es plan de poner recetas muy caras, que ya se gasta bastante en estas fiestas.

Besos y abrazos para todos