miércoles, 22 de diciembre de 2010

La asadura

Gracias a una conversación en el Caralibro, sobre cementerios y gastronomía, recordé un cuento que me contaba mi abuela de pequeña y que me encantaba.


El cuento dice así...

Érase una vez una mujer viuda que tenía una hija. Un día le dice:
- Ves a la carnicería y traes una asadura, que no podemos comer carne, que somos pobres.

La niña se marchó y encontró unas amigas con las que se puso a jugar con ellas. Entonces perdió el dinero y muy apurada no sabía qué hacer, y se acordó de que se había muerto una mujer, y fue al cementerio y le sacó la asadura.

Cuando llegó a su casa su madre puso la asadura para cenar y luego se fueron a la cama. Pero a la media noche sintieron voces que decían:

-¡María, ia, ia, dame la asadura que me quitaste de mi sepultura!

Y la chica decía:

-¡Ay madre! ¿Quien será?. Y la madre decía:

-¡Calla, hija, que ya se irá.

Pero la muerta entonces decía:

-¡No me voy, no, que abriendo la puerta estoy!

¡María, ia, ia, dame la asadura que me quitaste de mi sepultura!

Y la chica decía:

-¡Ay madre! ¿Quien será?. Y la madre decía:

-Calla, hija, que ya se irá.

Pero la muerta decía:

-¡No me voy, no, que subiendo la escalera estoy!

- ¡María, ia, ia, dame la asadura que me quitaste de mi sepultura!

-¡Ay madre! ¿Quien será?

-Calla, hija, que ya se irá. -Decía la madre.

-¡No me voy, no, que entrando en la sala estoy!

¡María, ia, ia, dame la asadura que me quitaste de mi sepultura!

-¡Ay, madre! ¿Quien será?

-Calla, hija, que ya se irá.

-¡No me voy, no, que entrando en la alcoba estoy!

¡María, ia, ia, dame la asadura que me quitaste de mi sepultura!

-¡Ay madre! ¿Quien será?

-Calla, hija, que ya se irá.

-¡No me voy, no, que agarrándote de los pelos estoy!

Con la frase final, tocaba susto, bien de mi abuela o de mi padre. Las primeras veces pegué un respingo, pero luego, era yo la que asustaba a mis hermanas o a mis amigos.
En nada, les cae a mis sobrinos, aunque luego se vengan a dormir a mi cama.

5 comentarios:

Fran dijo...

¡¡Para mi nano!! ¡¡Qué bueno!!

Kalia dijo...

¡Cuánto tiempo sin oír ese cuento! Confieso que me daba un miedo....Y eso que nunca he sido miedosa para esas cosas.

Silvia dijo...

A mí hermana pequeña le daba pavor y no te cuento a una de mis primas...
Es genial y ahora con ojos de adulta, le veo cosas que no veía antes.

Anónimo dijo...

Yo no lo conocía ,pero casi lo prefiero ,porque es tremendo !!

Silvia dijo...

A mi sobrino le encanta, porque he cambiado el susto por el ataque de cosquillas. Y porque cuando se lo cuento a sus hermanas, las tira del pelo.