viernes, 26 de diciembre de 2008

Otro regalo de Navidad (¡qué buena que he sido...!)

Siempre me han gustado los puzzles.

El primer contacto que recuerdo, sin ser un puzzle, fue el rompecabezas de la Abeja Maya que me regalaron por mi única (y espero que siga así) estancia en un hospital. En los días de convalecencia, eternos, lo hice cientos de veces. Me encantaba.

Más tarde, como vieron que me gustaban mucho, eran junto los libros, el regalo "estrella".

Recuerdo con cariño uno de mil piezas que me regaló un amigo de mis padres. Un mapa de la antigua República Federal Alemana.
Primero, empecé por ensamblar los bordes. Cuando tuve todo el contorno acabado, clasifiqué (siempre sigo la misma técnica) las otras piezas y con paciencia, buscaba la pieza que encajaba con la vecina, sin prisas, concentrada en volver a unir lo que estaba "roto".

Logré acabar el puzzle yo sola, sin ayuda de ningún adulto. Creo que ha sido uno de los momentos de mi existencia, hasta el momento, en que más satisfecha me he sentido de mí misma. Satisfacción que duró poco, porque mi hermana Raquel utilizó las piezas como confetti y mi trabajo se volatilizó en un instante. Pero pasado el berrinche, volví otra vez con paciencia (y amenazas de darle un capón a mi hermana si se acercaba) a hacerlo de nuevo hasta que volví a acabarlo. ¿Sería eso una premonición de mi futuro? No sé.

Esta Navidad, Papá Noel me trajo un puzzle. Sólo de doscientas piezas. Y con una trama un poco infantil. No, no es que haya sufrido una recesión infantil o que sufra el síndrome de Peter Pan.

Mis padres, mis hermanas o yo les compramos de esos puzzles infantiles, de piezas más grandes. Hasta que un día, estando en el Prado con las dos niñas, vieron un puzzle pequeño, de 52 piezas (si no recuerdo mal) de "La Venus en el espejo" de Velázquez. Su primer puzzle de mayores. Nos fuimos rápidamente a casa, a hacerlo.
Aroa, mi sobrina mediana, es como su madre e intenta encajar las piezas a cascoporro para desesperación de su hermana mayor (a veces es inquietante esa sensación de dejà vu), mientras a Félix, el peque, no le dejan meter baza sus hermanas por si se come una pieza.

Cuando hoy le contaba a una de mis primas, lo que me había regalado Papá Noel, he notado que cambiaba su tono de voz. Totalmente despectivo cuando le hablaba del puzzle y volvía a insistirme en la pulsera de Tous que le ha regalado a ella..
¡Qué coño sabrá ella!. Papá Noel no ha podido acertar con mejor regalo. Poder unir una de mis aficiones, los puzzles, con los grandes momentos que paso con mis enanos. ¿Para qué quiero yo una pulsera teniendo mi puzzle?.
Hay quien no entiende...

6 comentarios:

Tha dijo...

jejejeje afortunadamente llevo también unos años así, además como Papá Noel y los Reyes soy yo, no faltan libros y puzzles. A la pequeña le encantan y a mí también, pero somos igual que tu de metódicas. Hmmm a ver qué cae este año...
un besooo

Turulato dijo...

¡Oighhh!. Chicaaa, pues yooo, ¿que quieres que te diga, monaaa?

Blas de Lezo dijo...

Felicidades, porque se llega a un momento en que la vida convertida en una apisonadora con el nombre de rutina en su matrícula hace que Melchor, Gaspar y Baltasar acaben por regalar en ese registro pues hemos tapado en algun monento nuestros recuerdos mas tiernos y jugosos.

Creo que yo me voy a pedir este año una impresionante nave espacial de combate rebelde de las que destruyeron la estrella de la muerte. Aún recuerdo mis once años y aquella inimaginable nave imperial rompiendo la pantalla del cine.

Un beso, Blas

Caboblanco dijo...

Pues que vivan los puzzles entonces... A mí, la verdad es que no me gustan nada, pero nada de nada... ¡Pero para gustos están los colores!

Abrazos

Armida Leticia dijo...

¡¡Feliz año 2009!!, que sea próspero y venga cargando de salud y amor.

Desde México.

SOMMER dijo...

Madre mía, un día se me ocurrió hacer un puzzle de 10.000 piezas de un paisaje navideño. ¿Sabes que significa eso no? TODO NEVADO¡¡¡¡¡¡¡
Como puedes imaginar, de las 10.000 piezas, al menos 8.500 eran todas iguales, blanquitas, blanquitas....
A pesar de eso, me encantan los puzzles...

Silvia, quería desearte que el 2009 te llene la vida de belleza y agradecerte que durante el 2008 hayas pasado por mi blog. Espero y deseo que en el 2009 te vuelva a ver.

Besos