lunes, 26 de noviembre de 2007

Canción para la bodeguera

Héme aquí al otro lado de la barra de la bodeguita. ¿Qué cómo es eso?

Le pedí que se dedicara una canción a sí misma, pero dijo que nones, que le parecía un poco absurdo. Así que recurrimos a un método infalible para solucionar estas diferencias: jugárnoslo a los chinos. Gané y aquí estoy.

Vaya, tengo un poco de temor escénico. Las cosas se ven distintas desde este lado y espero hacerlo bien.

La canción. Disfrútala. Y hazme (y házla) caso.

3 comentarios:

Silvia dijo...

Cuando la escuché ayer, empecé a llorar y me tiré así un buen rato sin poder parar. Sabes el significado tan especial que tiene esta canción para mí y que de vez en cuando, nos viene bien a todos un recordatorio.
Muchas, muchas gracias, amigo.
Un abrazo muy fuerte

chus dijo...

Cuánto sentimiento se percibe en tan poquito espacio, no?

oshidori dijo...

Magnífica elección, Fran. Gracias.
Un abrazo a los dos.