jueves, 17 de abril de 2008

Pues sí que nos gusta el asunto, sí...



Hace un ratito estaba escuchando en el mp3 este aria. Pertenece a la ópera Don Giovanni de Mozart.
Es una de mis favoritas, pues gracias a este aria (y a uno de mis profesores), me sentí atraída por la ópera y poco a poco fui descubriendo otras arias que me gustaron.

Leporello, el criado de Don Giovanni, le relata a Doña Elvira las conquistas de su señor y sus preferencias. La segunda estrofa da cifras y dice así (aunque no está traducido, es sencillo de entender).

In Italia seicento e quaranta,
In Almagna duecento e trent'una,
Cento in Francia, in Turchia novant'una,
Ma in Ispagna son già mille e tre.

Como siempre que escucho esta estrofa, un pensamiento.
O bien en España somos muy crédulas desde tiempos inmemoriales o nos va el asunto cosa fina...
Aunque seguramente sea una mezcla de ambas cosas.

6 comentarios:

Lúcida dijo...

Será una mezcla de ambas cosas añadiéndole que éste miente más que habla... a algunos desde tiempos inmemoriables les pasa.
Al final me aficionaré a esto de la ópera.

besos.

Silvia dijo...

Si, había olvidado que hay mucho aficionado al parchís (por eso de comerse uno y contarse veinte), pero aún así, ganamos por goleada a otros países.
Dale una oportunidad a la ópera. A lo mejor encuentras tu aria, la que te toca especialmente la fibra sensible. Y si no, disfrutarás de buenos momentos.

Besos

Poledra dijo...

Mira, me niego a creer que somos mas bobas (o ligeras de cascos) que las francesas...no señor!!!!

Un abrazo, wapisima

Fran dijo...

No creo yo que haya hablado con 2.065 mujeres distintas en toda mi vida y me falta el encanto de don Giovanni para ligar. Tampoco tiro a todo lo que lleva faldas, como parece que hacía él.
Y el gusto por el asunto es muy agradable...
Un abrazo

SOMMER dijo...

Sería que Don Giovanni le daba bien a la lengua.....

.... hispana digo....

Abrazos

Silvia dijo...

Estoy segura de que don Giovanni le daba bien a la lengua...hispana y lograba que se le abrieran muchas puertas.
Ya se sabe que
"Cuando la fuerza mengua, siempre quedan los dedos y la lengua"
Besos