sábado, 14 de junio de 2008

Y yo con estos pelos

Creo que equivoqué mi profesión y tenía que haberme dedicado a la peluquería. No porque tenga estilo peinando (que no mucho, la verdad) sino por una cuestión meramente económica. Me crece mucho el pelo y si no quiero parecer un perro de lanas inglés (por el flequillo) tengo que ir al menos cada tres semanas a la peluquería.

Hoy tocaba (que además el pelo da calor) así que después de la oficina y antes de quedar a comer con un cliente con el que me llevo muy bien, he pasado por chapa y pintura.

Ir a la peluquería, como decía un monólogo por ahí, es toda una aventura o una película de terror. Yo tengo un problema (entre tantos). Cada vez que me lavan la cabeza, me quedo tan relajada y medio dormida (o dormida del todo, que también me ha pasado) que hacen con mi pelo lo que quieren. Y claro, alguna vez me he despertado para comprobar con horror a la extraña con pelos raros que me contemplaba al otro lado del espejo. Y es que a veces, creo que los peluqueros y yo hablamos idiomas distintos.

Porque vamos a ver. Si tú le dices, quiero algo que esté peinado, pero que parezca natural y no recién salida de la peluquería, ¿cómo acabas pareciendo una mezcla entre una muñeca manga, Esperanza Aguirre y el peinado de Tormenta en la película X-Men 3?

Hay misterios en nuestro día a día que parecen insondables.

(Otro a estudiar sería el bloqueo que tiene el hombre medio y que le impide fijarse en los cambios de peinado de las mujeres de su entorno.
- Anda, te veo muy cambiada, más joven. ¿Te has hecho algo? Un lifting, jajaja. ¡Ya está! No llevas gafas.)

6 comentarios:

Fran dijo...

Uy, qué raramente te está sentando el calor...y lo simpático que resulta.
Quiero foto de ese corte de pelo que no acabo de imaginármelo bien, será por ese bloqueo mental.
Un beso

Lúcida dijo...

Suele pasar, suele pasar... si digo corta las puntas me dejan con el cogote al descubierto... cosas que pasan, un día le dije que hiciera lo que viera mejor y me dejó estupenda. Creo que yo tampoco me entiendo bien con mi peluquera...

Armida Leticia dijo...

¡Lástima que estés tan lejos! Yo se hacer cortes de cabello...¿te digo algo?...es muy común que se nos pase la mano...

Saludos desde México.

Silvia dijo...

Fran, pues lo de la foto va a ser que no. Pregúntale a Chus que me vió.

Lúcida, es que le dije corta un poco las puntas y el flequillo y en el suelo había demasiado pelo. ¡Menos mal que me crece rápido!

Armida, que sepas que no me tranquiliza mucho que reconozcáis que se os va la mano, jajaja.

Besos a todos

Oshidori dijo...

No veas la manía que tiene mi estilista en teñirme las canas. Con lo que me ha costado ganármelas...
Besosssss

Silvia dijo...

Nooo. ¡No dejes que te tiña!
¡Con lo bien que os suelen sentar las canas!
Besoss