jueves, 29 de junio de 2006

Montaña rusa

Sí, lo sé, me pasa siempre. Se acercan ciertas fechas, el estrés (y el calor) hacen que duerma aún menos y a mí me da por divagar aún más...

La primera 'fase' es la 'saúdade', que este año se adelantó por una serie de coincidencias. Primero, una conversación telefónica con Txiqui; después, una cita surrealista con J. y para rematar, un reencuentro que hizo que me acordara, más aún si cabe (busco su mirada todos los días), del dueño de los ojos color chocolate.
Han sido días de paladear algunos recuerdos con una sonrisa lánguida en los labios, de reírme a carcajadas, de apretar los dientes para que no se me saltaran las lágrimas en algunos momentos y de dejarlas fluir libremente en otros. Una montaña rusa de sensaciones...
Pero en toda buena montaña rusa, siempre hay una recta final mucho más calmada.

Y en esa 'calma', ha llegado la duda y el hacerme esa clase de preguntas trascendentales que todos nos hacemos en ocasiones. No me interesa saber a dónde voy, pues yo escojo el camino. Ni cómo soy, pues creo que me conozco bastante bien. Me interesa saber qué puedo y qué quiero ofrecer a los demás. No tengo ningún talento particular (a pesar de lo que diga mi 'árbol'), pero si puedo facilitarle un poco la vida a las personas a las que quiero, habrá que intentarlo.

Y después de darle vueltas a las cosas (y tomar una serie de decisiones), vuelta a mi 'rutina' de siempre. Este proceso que se repite (saudade-duda-decisiones-rutina) por estas fechas, ha tenido variaciones este año.

Primero, estoy contándolo. Antes me habría refugiado en mi misma, contestado con un 'ná, cosas de hacerme más vieja' ante la pregunta de si estaba bien y cambiado de tema. Ahora lo escribo en un sitio al que puede tener acceso todo el mundo y no me preocupa.
Segundo, me siento en paz. Sí, recordé errores, pero creo que ya me he perdonado a mí misma algunas cosas por las que, hasta no hace mucho, me machacaba.
Y sobre todo, tengo esperanza. Ese tiempo que he recordado estos días fue la etapa más feliz de mi vida. Y quiero que se repita. No es que espere que una entidad superior me vaya a solucionar la vida y a aparecer con el elixir de la felicidad. Para nada...Para ser feliz, primero hay que querer serlo y currárselo. Así que con un mucho de curre y un poquito de suerte lo lograré.

9 comentarios:

Dianora dijo...

Hace lo que a mi me parece una eternidad, pero que realmente fue ayer, un amigo me mandó un sms que todavía conservo para cuando tengo momentos "de vacas flacas", recordarlo. Decía "Un abrazo muy fuerte. Lo estás haciendo muy bien. Para ser feliz con los demás primero tienes que serlo tú, así que no te falles a ti misma".
Hoy, mi sobrina, después de tantísimo tiempo y con solo dos años y medio, me ha preguntado por esa persona, que si bien no está en el olvido, hace mucho que no forma parte de mi vida, menos de la suya.
Estoy segurísima de una cosa, Elo. Y es que el mundo está lleno de buena gente, y tú eres una de ellas. Es lo mejor que se puede dar. El mejor regalo que puedes dar y que se puede recibir.
Esos ojos color chocolate te marcaron profundamente. Yo te aseguro que hay otros ojos, que no tienen por qué ser de ese color, pero que llegaran a decirte tanto. Sólo hay que ser paciente. Yo confío y espero.
Muchos besos y muchos ánimos para las noches calurosas rodeadas de saudade.
Moitos bicos.

eloryn dijo...

Dianora, tu amigo tiene más razón que un santo :-)

Sí, esos ojos me marcaron mucho. (Cuando escribí el artículo 'Sexy', era a él a quien describía). Como todas las personas a las que he querido lo han hecho. Y espero que haya muchas más en el futuro que lo hagan, porque significa que seguiré queriendo.
Él siempre formará parte de mi vida, porque no me entiendo sin esa relación y lo que conllevó su pérdida, cómo tampoco lo hago sin las circunstancias que me han ido moldeando a lo largo de los años.
Quizás los ojos que encuentre me cuenten otras 'historias', que sean lo que necesito en este punto de mi vida...Una cosa tengo clara. Sé que si me escondo y no miro, si dejo que ciertos miedos puedan más que yo... díficilmente encontraré nada. Además, yo siempre fui muy curiosa y buscar puede ser divertido ;-)

Una de las cosas en las que he pensado estos días es sobre la bondad humana y las corazas que nos autoimponemos. Porque si yo realmente creo que la gente es esencialmente buena, ¿qué necesidad hay de una coraza? Para protegerme, ¿de qué? Quizás fuera para proteger al mundo de mí misma o que no creo realmente en esa bondad. Pero no es así, creo realmente que la gente es buena (y que esa misma gente en circunstancias distintas pueden ser auténticos cabrones)
Fran me dijo que he ido desembarazándome poco a poco de ella y que ahora me muestro demasiado a las claras (con la guardia abierta creo que fueron sus palabras). Y como le dije a él, ¿cuál es el problema? En un principio, nadie tiene porque 'atacarme' porque nada hice. Y si lo hacen, tendré que esquivar el golpe. Pero me niego a imponerme otra coraza...con lo ligera que se va por la vida sin ella (con tal de quitarme kilos de encima :-P). Y siendo sincera conmigo misma, no han sido los ataques externos los que más daño me han hecho, he sido yo solita.

Sí, hay saúdade (y ahora mismo mucho calor), pero las ganas de ser igual o más feliz de lo que he sido hacen que la supere. Y si no hay suerte en esa búsqueda, bueno, nadie podrá quitarme las miradas que iré acumulando.

Te deseo de todo corazón que tengas suerte y que tus esperanzas se vean colmadas pronto.
Muchos besos guapa y "moito obrigado"

7cuervos dijo...

Corazas... si yo te contara... a veces en lugar de poner una coraza vas incluso mas alla y te escondes en el interior.. lejos, muy lejos de todo ser humano... Si leiste Autoelegia en mi blog, creo que entenderas a que me refiero... y si de "ahi" se sale... se sale de todo...

Un beso y felicidades por.... seguro que sabes porque, seguro que conoces suficientes motivos para ser felicitada.. asi que... felicidades por ellos...

panoramix dijo...

¿Qué te digo yo a tí que no te haya dicho ya?
Me asusta un poco que te hayas desprendido de esa coraza, porque te veo más vulnerable. Pero al mismo tiempo estoy tranquilo, porque te veo más fuerte de lo que te he visto en mucho tiempo.
El día de tu cumpleaños, no hagas planes porque algunos ya los hemos hecho por tí así que...
Un abrazo

Dianora dijo...

Las corazas no siempre sirven para proteger. Es más, cómo protegerse de algo/alguien que hiere sin querer?

Y ya que nos ponemos... Cuándo es semejante acontecimiento? Digo, el cumpleaños de semejante señorita .-)

Besos

panoramix dijo...

Dianora, su cumpleaños es el día 13 (es una cangrejillo de pura cepa)
Y aprovechando que tenemos otro cangrejillo en la 'panda' que los hace el día 14, hemos montado una cena el jueves, después nos iremos a tomar unas copas y tras la fiesta, cada uno a su casa. Bueno, si alguno de los solteros liga a lo mejor se va a dormir a otra ;-)
Eso sí, el viernes va a querer trabajar Rita...

eloryn dijo...

7cuervos, corazas, trincheras, máscaras, aislamiento...distintos nombres para lo mismo. Bien porque nos han hecho daño, bien porque tememos hacerlo, cada uno tiene su propio motivo.
A veces eso nos lleva a tocar fondo, pero eso tiene su ventaja: puedes usarlo para impulsarte hacia la superficie.
Gracias por las felicitaciones adelantadas :-)

Fran, ya te dije que no hay de que preocuparse. Así que habéis montado una cena para Lito y para mí. ¡Gracias! Pero...él y yo ya habíamos hablamos y tenemos reservado restaurante. XDDD

Dianora, ese es otro motivo para desprenderse de la coraza.

Besitos a todos

Caboblanco dijo...

Hola Elo. Pues sí, supongo que todos tenemos algo que ofrecer y que, entre las responsabilidades del ser humano está la de aprovechar sus habilidades para intentar mejorar su entorno y el de los que nos rodean, pero como siemrpe queremos destacar y queremos ser unos peliculeros, nos engañamos con grandes obras y grandes actos.

... cuando lo unico que hay que hacer es empezar el día con una sonrisa y seguir así.

Más a mí se me da fatal.

eloryn dijo...

Caboblanco, tienes razón. Todos, en algún momento, queremos ser el héroe/la heroína que salva la situación y más bien somos los secundarios. Pero sin ellos, no hay película.
¿Se te da fatal sonreír o mantener la sonrisa? Una sonrisa, cuando es sincera, siempre es un gran regalo, pero a veces cuesta ofrecerlo. Pero hay muchas más cosas que podemos hacer por los demás.